EPITROCLEITIS O CODO DE GOLFISTA

CONOCE LA EPITROCLEITIS O MEJOR CONOCIDA COMO CODO DE GOLFISTA

El mundo de los deportes está lleno de éxitos y glorias, sin embargo, el destino de tu carrera deportiva puede cambiar de un día a otro, ya que existen muchas enfermedades o padecimientos producidas por la repetición de movimientos en algunos deportes específicos. LESIONES DEPORTIVAS (EPITROCLEITIS O CODO DE GOLFISTA)

Debido a eso, os hablaré hoy sobre otro de los padecimientos con nombre de deporte, la epitrocleitis o mejor conocida como codo de golfista o codo de jugador de golf.

Puede definirse como la aparición de dolor en la región interna del codo, relacionada con un esfuerzo con el miembro extendido y la muñeca en flexión.

 

¿Quiénes pueden padecer de epitrocleitis?

En primer lugar, hay que saber que este mal no es exclusivo de los golfistas, pues la epitrocleitis puede aparecer en distintas partes del codo, dependiendo del tipo de movimiento que se realice con más frecuencia.

Estudios revelan que existen gran cantidad de tenistas y gente que juega al beisbol que padecen de este mal, sin embargo, el más común dentro de los deportes sigue siendo el Codo de Golfista.

Aunque esta enfermedad sea común en el mundo del deporte, también puede aparecer en trabajadores manuales como electricistas o carpinteros, quienes realizan movimientos de antebrazo, muñeca y mano en forma repetitiva.

La edad es un factor importante a considerar, puesto que la epitrocleitis es más frecuente entre la cuarta y quinta décadas de vida, es decir entre los 40 y 50 años de edad.

 

SÍNTOMAS DE LA EPITROCLEITIS

Esta enfermedad produce un fuerte dolor al extender o flexionar el codo, como cuando se cargan bolsas u otros elementos pesados.

Al igual que en el caso de otras enfermedades relacionadas a los tendones, el dolor puede desaparecer cuando se descansa y regresar cuando se vuele a la actividad física, pero también puede producir dolor al palpar la zona.

Los síntomas de este padecimiento pueden empeorar alargando y comprimiendo el tendón afectado, agarrando los objetos y ejecutando movimientos de “flexión” o “pronación” de la muñeca.

En los peores casos, en los que no se recibe tratamiento, con el tiempo se puede producir, además del daño a los tendones, la debilidad los vientres musculares e incluso, puede haber una limitación del movimiento de la extremidad.

¿En qué época son más frecuentes estas lesiones?EPITROCLEITIS

Las vacaciones de verano representan para muchos aficionados al deporte la oportunidad de practicar con más esfuerzo y pasión.

Entre ellos tenemos el tenis, el padel y el golf, y es por esto que las patologías del codo de tenista (epicondilitis) y del codo del golfista o epitrocleítis, son más frecuentes en esta época del año.

Estas lesiones se pueden relacionar por errores cometidos en la técnica del golpeo o con la utilización de instrumentos inapropiados.

¿Qué causa la epitrocleítis?

La causa más común de epitrocleitis, suele ser el excesivo estrés o presión que se ejerce sobre el tendón al realizar movimientos repetidamente, sin embargo, esta puede ser causada por accidente, pero son pocos los casos registrados.

Los principales factores que influyen en la aparición de esta enfermedad son la edad puesto que  los adultos tienen tendones flexibles y la mayoría ejecuta  movimientos repetidos durante el trabajo o la actividad deportiva.

Por otra parte, la diabetes aumenta las probabilidades de desarrollar el codo del golfista por su impacto en el organismo. De igual forma una técnica deportiva mal hecha puede hacer que este padecimiento aparezca.

Sin embargo, el problema principal no es la inflamación aguda de los tendones, pero si la degeneración del tejido conectivo que forman los tendones, el daño a estos, son producidos por las repetidas micro lesiones que se ubican en el epicóndilo medial cuando se practican ciertas actividades deportivas.
Estudios microscópicos, realizados por terapeutas y expertos en el área, han reflejado alteraciones del tendón que se caracterizan por la desorganización de las fibras tendinosas y tejido cicatricial.
Todo esto trae como consecuencia que estas células pueden desarrollar formaciones lipídicas, degeneración y calcificaciones en lugar de la reparación del tendón.

 

Diagnostico

Lo más común es que el Fisioterapeuta Osteópata o experto en el área, haga una revisión de la historia médica del paciente para considerar la presencia de factores de riesgo como que tipo de deporte práctica, su actividad laboral, etc… pues incluso la rutina del hogar puede llevar a muchos micro-traumas.

El Fisioterapeuta Osteópata, examinara la cantidad de dolor y la frecuencia con la que aparece mediante un examen visual y funcional.

Con la intención de obtener el diagnóstico más adecuado, el especialista debería referir a exámenes visuales que faciliten el tratamiento, como resonancias magnéticas, radiografías y ecografía musculo-esquelética que le permita la evaluación de la articulación y tejidos blandos como tendones, ligamentos y nervios alrededor del codo. Si con la valoración funcional no ha sido suficiente.

El tratamiento no quirúrgico Fisioterapeútico Osteopático, se centrará en aliviar el dolor, disminuir la inflamación y lograr la reincorporación a las actividades normales en el trabajo o en el deporte.

En la mayoría de los casos los tratamientos sin intervenciones quirúrgicas tienen un margen de éxito entre el 85 y 90 por ciento, sin embargo, si no se completa la terapia o la rehabilitación, los síntomas reaparecerán.

El tratamiento consiste principalmente en modificar las actividades que producen los síntomas, además de la aplicación de medicamentos antiinflamatorios, kinesiterapia, uso de hielo en la zona que presenta el dolor, después de realizar actividades.

Si el dolor persiste se le puede indicar la implementación de una órtesis de codo, que puede ayudar a disminuir el dolor y a corregir los movimientos realizados con la articulación.

Si se practica algún deporte, se aconseja realizar ejercicios de fortalecimiento y de estiramiento de la musculatura antes y después de las prácticas.

En algunos casos, los tratamientos clásicos convencionales, no producen los resultados deseados y es por ello que te aconsejo que te pongas en manos de verdaderos profesionales.

-Si tienes este problema, puedes ponerte en contacto con nosotros-.

[maxbutton id=”1″]

 

Deja un comentario

Close Menu
A %d blogueros les gusta esto: