SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

ABUSAR DE LAS MANOS PUEDE HACER QUE PADEZCAS DE SÍNDROME DE TÚNEL CARPIANO

SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO
SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

El SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO es una de las enfermedades más comunes en el área de traumatología, si se ejerce como periodista, escritor, profesor, informático, trabajas en una oficina, eres chef, secretario u obrero, se debe considerar el uso excesivo que se le pueden dar a las manos.

En estas y otras profesiones u oficios, así como en aquellas personas que usan por un tiempo prolongado teléfonos móviles, ordenadores, el uso del ratón, tocar algún tipo de instrumentos y/o tablets, es posible que aparezcan en su vida el síndrome del túnel carpiano.

El síndrome del túnel de carpiano o simplemente túnel carpiano, se define como un conjunto de síntomas en la mano que pueden producir dolor, hormigueo y malestar sobre todo en los tres primeros dedos de la mano, pulgar, índice y medio, llegando también a producir dolor en el antebrazo.

Generalmente los síntomas pueden aumentar por la noche.

 

¿Deseas saber más sobre el síndrome del túnel carpiano?

Para ser más específicos, este padecimiento se produce en un canal que hay en la parte anterior de la muñeca, y este se sitúa entre los huesos de la muñeca y el ligamento carpiano transverso, produciendo una compresión del nervio mediano a ese nivel.

El aumento de la presión dentro de ese túnel carpiano, puede producir una lesión en dicho nervio.

[maxbutton id=”1″]

 

Síntomas del Túnel Carpiano

Es posible que puedas pasar todo el día realizando cualquier actividad o trabajando con normalidad y no sientas dolor alguno durante esas horas, pero cuando llegue el momento de descansar en tu casa, sientas hormigueo, adormecimiento e hinchazón en la mano o en  algunos casos dolor, que puede llegar incluso a nivel cervical.

Si sientes esto, lo más probable es que padezcas de Síndrome del Túnel Carpiano.

Los síntomas  del túnel carpiano por lo general comienzan de manera gradual, sin una lesión específica.

En la mayoría de los casos, los síntomas son más severos en el lado del pulgar de la mano.

Los síntomas inicialmente pueden ir y venir durante el día o la noche, pero con el paso del tiempo y sin ningún tipo de tratamiento pueden hacerse constantes accionando una sensación de torpeza o debilidad que puede afectar el movimiento y el funcionamiento correcto de la muñeca, haciendo difíciles y dolorosas tareas simples como abrocharse el botón de la camisa.

De igual forma estos síntomas pueden provocar accidentes, como se le caigan las cosas.

A demás, si la lesión evoluciona y no es tratada puede ocasionar atrofia severa a los músculos del pulgar e incluso hacerse visible.

 

¿Cuáles son las causas?

Muchas de las actividades que realizamos comúnmente en el hogar o en el trabajo pueden contribuir a la aparición de este padecimiento, debido a que el síndrome del túnel carpiano ocurre cuando el tejido que rodean a los tendones encargados de la flexión de la muñeca se inflaman y hacen presión en el nervio mediano.

Estos tejidos reciben el nombre de membrana sinovial y esta se encarga de lubrica los tendones y hacer posible el movimiento de los dedos.

Si la inflamación de la membrana sinovial crece, esta va a reducir y limitar el espacio del túnel carpiano y con el paso del tiempo, comprimirá al nervio.

El factor hereditario es muy importante, pues hay algunas personas que padecen de este mal y suele transmitirse de padres a hijos/as, de igual forma realizar el mismo movimiento con la mano una y otra vez, o la utilización de herramientas manuales con vibración como martillos eléctricos, taladros o máquinas para masajes pueden aumentar las posibilidades de este padecimiento.

De igual forma muchos expertos asocian el síndrome con  enfermedades endocrinológicas como el hipotiroidismo o acromegalia, a enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide, a enfermedades de depósito ya sea amiloidosis o mucopolisacaridosis.

También es relacionada con tumores específicos como el mieloma múltiple, el hemangioma o los lipomas, e incluso se ha observado que los tratamientos esteroideo o estrogénico pueden estar relacionados a esta enfermedad.

Otros factores que pueden ocasionar la aparición o el empeoramiento de este síndrome son el alcoholismo, la obesidad o las fracturas de los huesos de la muñeca o las manos.

Este padecimiento es verdaderamente muy común, de hecho encabeza la lista de las enfermedades producidas por el uso “excesivo” de la tecnología, junto a la pérdida de audición y la obesidad.

De hecho, según los expertos es la neuropatía de compresión de nervio periférico más frecuente, afectando de 1-3% de la población general y a más del 5% de los trabajadores.

Este cuadro suele ser más frecuente en mujeres de 40-60 años, siendo bilateral en más del 50% de los casos.

 

Exámenes y tratamientos

Para realizar el diagnostico, lo más común es que el especialista valore los síntomas y sus antecedentes médicos.

El Fisioterapeuta osteópata, también examinará su mano mediante una revisión visual y realizará un número de pruebas físicas que servirán para comprobar en primer lugar si existe debilidad en los músculos que rodean la base del pulgar.

Las flexiones y sostener sus muñecas en determinadas  posiciones para comprobar el  adormecimiento u el  hormigueos en la zona.

El Fisioterapeuta Osteopata, también puede realizar ejercicios para verificar la sensibilidad en sus dedos, tocándolos suavemente cuando sus ojos están cerrados, de igual forma se enfocará en la debilidad en el agarre de las manos (dedos).

Otros exámenes pueden ayudar el proceso de diagnóstico como: Radiografías de la muñeca que también puede servir para descartar otros problemas en la zona.

Electromiografía  y la Velocidad de conducción del nervio que consiste en una revisión de la velocidad las señales eléctricas a través de un nervio.

Los tratamientos se dividen en quirúrgicos y no quirúrgicos, puesto que si es diagnosticada en fase inicial puede ser tratado con medicamentos, fisioterapia y Osteopatía, férula o inmovilizadores, cambio de actividades o inyecciones de corticoesteróides.

Por otra parte, cuando el caso se encuentra muy avanzado, se recomienda recurrir a métodos quirúrgicos, que no es muy invasiva en la mayoría de los casos y se suele realizar de manera ambulatoria con el uso de anestesia local.

Luego de la intervención, el experto le dará las recomendaciones para la recuperación al igual que una serie de ejercicios para el fortalecimiento de la mano y sus músculos.

-Es importante que cuanto antes te pongas en manos de profesionales si sufres de esta patología para evitar la operación-.

 

 

Deja un comentario

Close Menu
A %d blogueros les gusta esto: